martes, 11 de agosto de 2009

Señas particulares visibles:

Ninguna. Pero nadie ve, a este corazón partido.
A este fingidor herido. Al dolor que, leído, cuesta asimilarlo
en su modo de ser, estético.
Uno lee lo que escribe, piensa,
y cree, desde sus prejuicios:
que la vida es feliz,
siempre feliz, para el poeta.
Pero el va por el camino;
a sabiendas de que tiene que dar, muchas vueltas,
muchas,
para que pocos lo entiendan.
A menudo, enarbola su bandera blanca,
a fuer de defender detalles,
sobre el destino de sus versos.
Y de vez en cuando, el silencio es la sentencia,
de que no tiene sentido.




© 2009 by Eduardo Dante Dall´Ara

1 comentario:

  1. Creo que el silencio es la sentencia del que no nos entiende.

    un abrazo

    ResponderEliminar